domingo, 30 de marzo de 2014

PRÁCTICA 5: PROYECCIÓN DEL DOCUMENTAL “PENSANDO EN LOS DEMÁS”



MÁS ALLÁ DE NUESTRO EGO, UNA ENSEÑANZA “PENSANDO EN LOS DEMÁS”
Con el fin de formar a futuros hombres y mujeres felices, el profesor  Toshiro Kanamori parte de la premisa de que es imposible llegar a esa felicidad de forma individual. Es preciso que todos  aquellos que nos rodean sean felices, para que nosotros también lo seamos, y esto solo se consigue haciendo surgir entre sus alumnos un sentimiento de profunda empatía hacia sus compañeros.
Para ello, el método que pone en marcha en sus clases son las “cartas de un cuaderno”.  Esta pedagogía consiste en que cada día tres alumnos escriben en sus cuadernos sendas cartas, que son leídas ante toda la clase, y donde manifiestan sus vivencias, sus sentimientos, aquello que quieran comunicar a la clase o a un compañero, sus agradecimientos, sus disculpas por un comportamiento inadecuado, etc. En resumen, estas cartas son un medio para que los alumnos se abran a sus compañeros, de modo que sus propias vivencias puedan ayudar a superar problemas similares a otros que se encuentren en esa misma situación. De este modo toda la clase comparte y empatiza con las experiencias, alegrías, tristezas, etc. del resto de compañeros, lo que les sirve para superar momentos muy difíciles por los que atraviesan algunos de ellos. Es un método muy efectivo para hacerles sensibles a todo aquello que sucede en su entorno, a la vez que son protagonistas principales en la solución de problemas. Pero este recurso no sólo es un instrumento para hacer aflorar los sentimientos más profundos, sino que con él los alumnos trabajan la escritura, la lectura, la comprensión de textos y sobre todo la expresión y comunicación oral, como broche final para destapar sus sentimientos.
Este recurso nos recuerda a las “Cartas a una maestra” escritas por los alumnos de la Escuela de Barbiana, donde en 1967, los alumnos del profesor Lorenzo Milani recogían en ellas las difíciles condiciones escolares que les había tocado vivir.

En lo referente al tema del acoso escolar, el  profesor Toshiro Kanamori  ante los primeros indicios de este acoso,  lo ataja rápidamente, haciendo ver a sus alumnos  el daño que han ocasionado a la compañera a la que han acosado. Muestra todo su enfado y les hace reflexionar sobre la situación creada, logrando que cado uno de ellos se ponga en el lugar de la compañera acosada, llegando a sufrir tanto como ella. Finalmente algunos alumnos terminan escribiendo una carta en la que  reconocen el daño causado, y piden disculpas. De nuevo la empatía, el pensar en los demás, es la base de la educación impartida por el profesor Toshiro Kanamori.
En cuanto a nuestra experiencia como alumnos no tenemos un referente como este profesor, que entienda que lo más importante para la convivencia y por ende, la base de la educación, debe ser pensar en el otro.
Probablemente, la ausencia de métodos similares al del profesor Kanamori en nuestras experiencias escolares sea fruto del concepto que nuestra sociedad tiene de la expresión emocional ligada a la debilidad. El arrepentimiento, la piedad, el dolor, el desconsuelo y por supuesto el llanto son manifestaciones tan íntimas y particulares de cada uno, que tristemente pueden hacernos vulnerables ante una sociedad que no piense en los demás.
Por ello, consideramos que romper estos miedos desde la infancia y trabajar la emoción fortalecerá a nuestros alumnos en su desarrollo personal y los sensibilizará ante el sufrimiento ajeno.


             

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada